domingo, 22 de septiembre de 2013

SEMANA DEL 23 DE SEPTIEMBRE DEL 2013

Cántico 109
ALABEMOS AL PRIMOGÉNITO DE JEHOVA

Estudio Bíblico de Congregación 
(jr cap. 14 párrs. 14-19.) (30 minutos)

Párrafo 14
(Marcos 14:24) Y les dijo: “Esto significa mi ‘sangre del pacto’, que ha de ser derramada a favor de muchos.
(Gálatas 3:8, 9) Ahora bien, la Escritura, viendo por anticipado que Dios declararía justa a gente de las naciones debido a fe, declaró las buenas nuevas de antemano a Abrahán, a saber: “Por medio de ti todas las naciones serán bendecidas”. 9 Por consiguiente, los que se adhieren a la fe están siendo bendecidos junto con el Abrahán que tuvo fe.
(Gálatas 3:29) Además, si pertenecen a Cristo, realmente son descendencia de Abrahán, herederos respecto a una promesa.
(Génesis 12:3) Y ciertamente bendeciré a los que te bendigan, y al que invoque mal sobre ti lo maldeciré, y ciertamente se bendecirán por medio de ti todas las familias del suelo”.
Párrafo 15
(Hebreos 2:17, 18) Por consiguiente, le era preciso llegar a ser semejante a sus “hermanos” en todo respecto, para llegar a ser un sumo sacerdote misericordioso y fiel en cosas que tienen que ver con Dios, a fin de ofrecer sacrificio propiciatorio por los pecados de la gente. 18 Pues por cuanto él mismo ha sufrido al ser puesto a prueba, puede ir en socorro de los que están siendo puestos a prueba.
(Éxodo 19:6) Y ustedes mismos llegarán a ser para mí un reino de sacerdotes y una nación santa’. Estas son las palabras que has de decir a los hijos de Israel”.
(1 Pedro 1:1, 2) Pedro, apóstol de Jesucristo, a los residentes temporales esparcidos por el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, a los escogidos 2 según la presciencia de Dios el Padre, con santificación por el espíritu, con el propósito de que sean obedientes y rociados con la sangre de Jesucristo: Que bondad inmerecida y paz sean aumentadas a ustedes.
(1 Pedro 2:9) Pero ustedes son “una raza escogida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo para posesión especial, para que declaren en público las excelencias” de aquel que los llamó de la oscuridad a su luz maravillosa.
(Romanos 5:21) ¿Con qué fin? Para que, así como el pecado reinó con la muerte, así mismo también la bondad inmerecida reinara mediante la justicia con vida eterna en mira mediante Jesucristo nuestro Señor.
Párrafo 16
(Revelación 7:9) Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y había ramas de palmera en sus manos.
(Revelación 7:14) De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación, y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.
(Romanos 4:2, 3) Por ejemplo, si a Abrahán se le declarara justo como resultado de obras, tendría base para jactarse; mas no con Dios. 3 Porque, ¿qué dice la escritura? “Abrahán ejerció fe en Jehová, y le fue contado por justicia.”
(Santiago 2:23) y se cumplió la escritura que dice: “Abrahán puso fe en Jehová, y le fue contado por justicia”, y vino a ser llamado “amigo de Jehová”.
Párrafo 17
(Jeremías 31:34) “Y ya no enseñarán cada uno a su compañero y cada uno a su hermano, diciendo: ‘¡Conozcan a Jehová!’, porque todos ellos me conocerán, desde el menor de ellos aun hasta el mayor de ellos —es la expresión de Jehová—. Porque perdonaré su error, y no me acordaré más de su pecado.”
(2 Samuel 11:4) Después de aquello David envió mensajeros para poder tomarla. De modo que ella entró a donde él, y él se acostó con ella, mientras ella estaba santificándose de su inmundicia. Más tarde ella regresó a su casa.
(2 Samuel 11:15) De modo que escribió en la carta, diciendo: “Pongan a Urías enfrente de los ataques más pesados de la batalla, y tienen que retirarse de detrás de él, y él tiene que ser derribado y morir”.
(2 Samuel 11:27) Cuando hubo pasado el período de duelo, David en seguida envió y la acogió en su casa, y ella llegó a ser su esposa. Andando el tiempo, ella le dio a luz un hijo, pero la cosa que David había hecho pareció mala a los ojos de Jehová.
(2 Samuel 12:9-14) ¿Por qué despreciaste la palabra de Jehová, haciendo lo que es malo a sus ojos? A Urías el hitita lo derribaste a espada, y a su esposa la tomaste por esposa tuya, y a él lo mataste por la espada de los hijos de Ammón. 10 Y ahora una espada no se apartará de tu propia casa hasta tiempo indefinido, como consecuencia del hecho de que me despreciaste de modo que tomaste a la esposa de Urías el hitita para que llegara a ser tu esposa’. 11 Esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Aquí estoy levantando contra ti calamidad procedente de tu propia casa; y ciertamente tomaré a tus esposas ante tus mismos ojos y las daré a tu semejante, y él ciertamente se acostará con tus esposas ante los ojos de este sol. 12 Mientras que tú mismo obraste en secreto, yo, por mi parte, haré esta cosa enfrente de todo Israel y enfrente del sol’”. 13 David ahora dijo a Natán: “He pecado contra Jehová”. Ante lo cual Natán dijo a David: “Jehová, a su vez, efectivamente deja pasar tu pecado. No morirás. 14 A pesar de esto, por cuanto indisputablemente has tratado a Jehová con falta de respeto mediante esta cosa, también el hijo mismo, que acaba de nacerte, positivamente morirá”.
(Isaías 38:17) ¡Mira! Por paz tuve lo que era amargo, sí, amargo; y tú mismo te has apegado a mi alma [y la has guardado] del hoyo de la desintegración. Porque has arrojado tras tus espaldas todos mis pecados.
(2 Crónicas 7:17, 18) ”Y si tú mismo andas delante de mí, tal como anduvo David tu padre, aun haciendo conforme a todo lo que te he mandado, y guardas mis disposiciones reglamentarias y mis decisiones judiciales, 18 entonces yo ciertamente estableceré el trono de tu gobernación real, tal como pacté con David tu padre, al decir: ‘No será cortado hombre tuyo de gobernar sobre Israel’.
(Ezequiel 18:21, 22) ”’Ahora bien, en lo que respecta a alguien inicuo, en caso de que él se vuelva de todos sus pecados que haya cometido y realmente guarde todos mis estatutos y ejecute derecho y justicia, positivamente seguirá viviendo. No morirá. 22 Todas sus transgresiones que haya cometido... no serán recordadas contra él. Por su justicia que ha hecho seguirá viviendo.’
Párrafo 18
(Mateo 6:14, 15) ”Porque si perdonan a los hombres sus ofensas, su Padre celestial también los perdonará a ustedes; 15 mientras que si no perdonan a los hombres sus ofensas, tampoco perdonará su Padre las ofensas de ustedes.
Párrafo 19
(Jeremías 31:34) “Y ya no enseñarán cada uno a su compañero y cada uno a su hermano, diciendo: ‘¡Conozcan a Jehová!’, porque todos ellos me conocerán, desde el menor de ellos aun hasta el mayor de ellos —es la expresión de Jehová—. Porque perdonaré su error, y no me acordaré más de su pecado.”
(2 Corintios 2:6-8) Esta reprensión dada por la mayoría es suficiente para tal hombre, 7 de modo que, al contrario ahora, deben perdonar[lo] bondadosamente y consolar[lo], para que de un modo u otro tal hombre no sea tragado por hallarse demasiado triste. 8 Por lo tanto, los exhorto a que confirmen su amor para con él.
============================================
Escuela del Ministerio Teocrático
Lectura de la Biblia: 2 Corintios 8 al 13 | 
Puntos sobresalientes (10 min.)

w08 15/7 pág. 28 Puntos sobresalientes de las cartas a los Corintios
11:1, 16; 12:11. ¿Fue Pablo irrazonable y presumido con los corintios? No, pero algunos quizás lo pensaran al escuchar las cosas que tuvo que decir para defender su autoridad como apóstol.
12:1-4. ¿Quién “fue arrebatado al paraíso”? Es razonable pensar que fue Pablo, pues él habla de este suceso justo después de haber defendido su condición de apóstol, y en ningún lugar de la Biblia se dice que otra persona tuviera la visión mencionada. Probablemente, lo que Pablo contempló fue el paraíso espiritual del que disfrutaría la congregación cristiana en “el tiempo del fin” (Dan. 12:4).
10:13. Por lo general, debemos limitarnos a predicar en el territorio asignado a nuestra congregación, a menos que nos pidan que ayudemos en cierta zona donde hay necesidad.
13:5. Los cristianos deben estar “poniéndose a prueba para ver si están en la fe”, es decir, examinando si su conducta está de acuerdo con lo que manda la Biblia. Además, deben estar “dando prueba de lo que [...] son”, o sea, evaluando su espiritualidad, sus “facultades perceptivas” y sus obras de fe (Heb. 5:14; Sant. 1:22-25). Sin duda, los sabios consejos de Pablo nos ayudan a seguir en el camino de la verdad.
¿Qué podemos hacer para dejarnos llevar por el principio que hallamos en 2 Corintios 9:7? [23 de sept., g 5/08 pág. 21, recuadro.
 Estas palabras, recogidas en la Biblia en 2 Corintios 9:7, constituyen un principio rector para los testigos de Jehová. Al donar nuestro tiempo, energías y bienes para el beneficio de nuestros semejantes, seguimos el consejo que dice: “No amemos de palabra ni con la lengua, sino en hecho y verdad” (1 Juan 3:18).
 Cuando surge una necesidad, como en el caso de un desastre natural, consideramos un privilegio auxiliar a las víctimas. Por ejemplo, tras el paso de los huracanes Katrina, Rita y Wilma por el sur de Estados Unidos, miles de Testigos acudieron a las zonas damnificadas para colaborar en las obras de asistencia y reconstrucción. Estos voluntarios, supervisados por comités de socorro locales, repararon y restauraron más de cinco mil seiscientas viviendas de sus hermanos espirituales y noventa Salones del Reino, prácticamente todos los que habían sufrido daño. Los testigos de Jehová no exigimos el diezmo ni pedimos dinero de ninguna otra manera. Nuestra labor se sostiene enteramente por donaciones voluntarias (Mateo 6:3, 4; 2 Corintios 8:12).
*** w92 15/1 Jehová ama a los dadores alegres ***
9 La fe, el conocimiento y el amor nos hacen dar con alegría. Pablo dijo: “Así como ustedes [corintios] están abundando en todo, en fe y en palabra y en conocimiento y en toda solicitud y en este amor de nosotros para con ustedes, abunden también en este bondadoso dar. No es a manera de darles mandato que estoy hablando, sino en vista de la solicitud de otros y para poner a prueba lo genuino de su amor”. (2 Corintios 8:7, 8.) El contribuir para la causa de Jehová, especialmente cuando el dador es de recursos limitados, requiere fe en que en el futuro Dios proveerá. Los cristianos que abundan en conocimiento quieren cumplir el propósito de Jehová, y los que abundan en amor a él y a su pueblo usan alegremente sus recursos para promover Su causa.
10 El ejemplo de Jesús mueve a los cristianos a dar alegremente. Después de instar a los corintios a dar por amor, Pablo dijo: “Ustedes conocen la bondad inmerecida de nuestro Señor Jesucristo, que, aunque era rico, se hizo pobre por causa de ustedes, para que ustedes se hicieran ricos mediante la pobreza de él”. (2 Corintios 8:9.) Jesús, que en el cielo era más rico que todo otro hijo de Dios, se despojó a sí mismo de todo aquello y aceptó la vida humana. (Filipenses 2:5-8.) No obstante, al hacerse pobre de manera tan abnegada Jesús contribuyó a la santificación del nombre de Jehová y entregó su vida como sacrificio de rescate para beneficiar a los humanos que lo aceptaran. En armonía con el ejemplo de Jesús, ¿no deberíamos dar alegremente para ayudar a otros y contribuir a la santificación del nombre de Jehová?
*** w00 1/11 pág. 29 Las riquezas de la generosidad producen gozo ***
Lo que Pablo dijo a los corintios armoniza con estas palabras de Jesús. Con relación a la colecta que se iba a efectuar para socorrer a los hermanos necesitados, Pablo indicó: “Si primero está allí la prontitud, es especialmente acepto según lo que tiene la persona, no según lo que no tiene” (2 Corintios 8:12). No, las contribuciones no son motivo para competir o compararse con otras personas. Se realizan de acuerdo con las posibilidades de cada uno, y a Jehová le complace un espíritu generoso.
*** w92 15/1 Jehová ama a los dadores alegres ***
17 Respecto a la obra de socorro para beneficio de los cristianos de Judea, Pablo dijo: “Que cada uno haga tal como lo ha resuelto en su corazón, no de mala gana ni como obligado, porque Dios ama al dador alegre”. (2 Corintios 9:7.) Quizás el apóstol haya aludido a una porción de Proverbios 22:8 en la Septuaginta, que dice: “Dios bendice al dador alegre; y va a proporcionar lo que les falte a las obras de este” (The Septuagint Bible, traducción de Charles Thomson). Pablo reemplazó “bendice” con “ama”, pero se ve una conexión, pues del amor de Dios viene una cosecha de bendiciones.
18 Realmente el dador alegre se siente feliz al dar. ¡Considere que del término griego que se vierte “alegre” en 2 Corintios 9:7 viene la palabra “hilarante”, que comunica la idea de una alegría intensa! Tras señalar esto, el erudito R. C. H. Lenski dijo: “Dios ama al dador contento, gozoso, feliz [...] [cuya] fe se adorna con sonrisas cuando se le presenta otra oportunidad de dar”. La persona que tiene ese espíritu gozoso no da de mala gana ni como obligada, sino de corazón. ¿Se alegra usted así cuando da para apoyar los intereses del Reino?
*** w86 15/10 Sea feliz, muestre favor a los afligidos
20 Los hermanos que compartieron sus fondos con “los pobres de entre los santos que están en Jerusalén” tuvieron una razón adicional para estar felices. El acto de aportar para el cuidado de los afligidos ayudaría a los contribuidores a tener la aprobación de Dios. Podemos ver el porqué al notar que la palabra griega que se traduce como “contribución” en Romanos 15:26 y 2 Corintios 9:13 da la idea de “señal de compañerismo, prueba de unidad fraternal, aun de obsequio”. Se usa en Hebreos 13:16, que dice: “No olviden el hacer bien y el compartir cosas con otros, porque dichos sacrificios son de mucho agrado a Dios”.
*** w93 1/12 pág. 28 El Dador de “toda dádiva buena”
El Hijo de Dios, Jesucristo, es la mayor dádiva de Jehová a la humanidad. No obstante, el Hijo de Dios no es en sí mismo el fin de las dádivas divinas. El apóstol Pablo llama “indescriptible dádiva gratuita” de Jehová a su “sobrepujante bondad inmerecida”. (2 Corintios 9:14, 15.) Al parecer, esta dádiva engloba toda la bondad que Jehová demuestra a su pueblo a través de Jesús. Esta bondad inmerecida es tan maravillosa que supera la capacidad del hombre para describirla o contarla. No obstante, Dios ha dado de otras maneras también.
*** rs pág. 265 párr. 1 Neutralidad ***
2 Cor. 10:3, 4: “Aunque andamos en la carne, no guerreamos según lo que somos en la carne. Porque las armas de nuestro guerrear no son carnales, sino poderosas por Dios para derrumbar cosas fuertemente atrincheradas.” (Pablo menciona aquí que él nunca recurrió a armas carnales —como el engaño, el lenguaje altisonante ni armas literales— para proteger de enseñanzas falsas a la congregación.)
*** w10 15/2 Manejemos hábilmente “la espada del espíritu” ***
12 ¿Qué conseguiremos usando con maestría la Palabra de Dios? (Léase 2 Corintios 10:4, 5.) Para empezar, con la verdad bíblica lograremos “derrumbar cosas fuertemente atrincheradas”, es decir, mostrar el error de las doctrinas falsas, las prácticas nocivas y las filosofías que ha concebido el hombre en su imperfección. La Biblia es el arma que nos permite derrotar toda idea “que se levanta contra el conocimiento de Dios”. Ciertamente, podemos utilizar sus enseñanzas para ayudar a las personas a ajustar su forma de pensar a la verdad.
*** g99 8/7 págs. 20-21 ¿Es incorrecto tener orgullo?
En las Escrituras Griegas Cristianas, el verbo kau·kjá·o·mai, traducido “gloriarse, alborozarse, jactarse”, se usa tanto en sentido positivo como negativo. Pablo dice, por ejemplo, que podemos “[alborozarnos], basados en la esperanza de la gloria de Dios”, y además recomienda: “El que se jacta, jáctese en Jehová” (Romanos 5:2; 2 Corintios 10:17). Esto significa enorgullecernos de que Jehová sea nuestro Dios, sentimiento que nos llevará a alborozarnos con su buen nombre y reputación.
Para ilustrarlo: ¿Es incorrecto querer limpiar un buen nombre cuando se le mancilla? Por supuesto que no. Si alguien hablara mal de miembros de su familia o de personas a quien usted ama y respeta, ¿no se indignaría y trataría de defenderlos? “Ha de escogerse un [buen] nombre más bien que riquezas abundantes”, dice la Biblia (Proverbios 22:1). En una ocasión, el Dios Todopoderoso dijo a un ufano faraón de Egipto: “Por esta causa te he mantenido en existencia, a fin de mostrarte mi poder y para que mi nombre sea declarado en toda la tierra” (Éxodo 9:16). Como vemos, Dios se alboroza con su buen nombre, y es celoso en cuanto a él. Nosotros también podemos interesarnos en defender nuestro buen nombre, pero no motivados por la vanidad y el egoísmo (Proverbios 16:18).
*** w02 15/10 “Opónganse al Diablo” ***
2 Satanás es un completo mentiroso. Valiéndose de una serpiente, embaucó a Eva y le hizo pensar que sería más feliz si se independizaba de Dios (Génesis 3:1-6). Cuatro mil años más tarde, el apóstol Pablo expresó su temor de que los cristianos ungidos de Corinto fueran víctimas de las artimañas del Diablo: “Tengo miedo de que de algún modo, así como la serpiente sedujo a Eva por su astucia, las mentes de ustedes sean corrompidas y alejadas de la sinceridad y castidad que se deben al Cristo” (2 Corintios 11:3). Satanás corrompe la mente de las personas y distorsiona su forma de pensar. Tal como sedujo a Eva, puede inducir al cristiano a engañarse a sí mismo creyendo que su felicidad depende de algo que Jehová y su Hijo condenan.
*** bt cap. 19 “Sigue hablando y no calles” ***
6 Pero él sabía que aquella no era su vocación, sino un medio que le permitía mantenerse en el ministerio y declarar las buenas nuevas “sin costo” (2 Cor. 11:7). ¿Compartían Áquila y Priscila esa actitud hacia el trabajo? Sin duda. De hecho, cuando el apóstol partió de Corinto en el año 52, se mudaron con él a Éfeso y se instalaron en una casa que se convirtió en centro de reuniones cristianas (1 Cor. 16:19). Más tarde, retornaron a Roma y finalmente a Éfeso. Siempre antepusieron a todo la causa del Reino y se entregaron con celo al servicio cristiano, ganándose así la gratitud de “las congregaciones de las naciones” (Rom. 16:3-5; 2 Tim. 4:19).
7 Hoy, los siervos de Jehová imitan a aquellos tres fervorosos predicadores. Laboran afanosamente a fin de “no poner una carga costosa sobre ninguno” (1 Tes. 2:9). Por ejemplo, ¿qué hacen miles de evangelizadores de tiempo completo para poder dedicarse a su verdadera vocación, el ministerio del Reino? Realizan trabajos de media jornada o estacionales. Y como Áquila y Priscila, muchos cristianos abren las puertas de sus hogares a los superintendentes de circuito y distrito. ¿Qué beneficios reciben por seguir “la senda de la hospitalidad” con estos hermanos? (Rom. 12:13.) Ánimo y edificación espiritual en grandes dosis.
*** w90 15/6 ¡La palabra de Jehová prevalece! ***
13 Pablo pasó a Corinto, capital de la provincia de Acaya (18:1-11). Allí halló a Áquila y Priscila, que habían llegado a aquella ciudad cuando Claudio César ordenó que los judíos que no fueran ciudadanos romanos salieran de Roma. Para ganarse el sustento mientras efectuaba su ministerio, Pablo hacía tiendas de campaña con aquella pareja cristiana. (1 Corintios 16:19; 2 Corintios 11:9.) El cortar y coser tela de duro pelo de cabra era una labor ardua. De igual manera, los testigos de Jehová consiguen sus necesidades materiales mediante trabajo seglar, pero su vocación es el ministerio.
*** w09 1/1 pág. 30 ¿Por qué no contesta Dios todas las oraciones? ***
Otro caso es el del apóstol Pablo. Él pedía a Dios que lo librara de lo que él llamaba “una espina en la carne” (2 Corintios 12:7). Puede que esa “espina” fuera un problema crónico de la vista o el acoso constante de enemigos y “falsos hermanos” (2 Corintios 11:26; Gálatas 4:14, 15). Pablo cuenta: “Tres veces supliqué al Señor que esta se apartara de mí”. Pero Jehová sabía que si Pablo seguía predicando pese a esa molesta “espina en la carne”, se demostrarían el poder de Dios y la confianza que el apóstol tenía en Él. Así pues, en vez de quitarle esa “espina”, le dijo: “Mi poder está perfeccionándose en la debilidad” (2 Corintios 12:8, 9). En efecto, Jehová siempre vela por nuestro bien. Por eso, nos concede solo aquello que nos conviene y que está en armonía con su amoroso propósito registrado en la Biblia.
*** w06 15/12 Jehová da “espíritu santo a los que le piden” ***
17 Dios respondió a Pablo diciéndole: “Mi bondad inmerecida es suficiente para ti; porque mi poder está perfeccionándose en la debilidad”. Y el apóstol añade: “Por eso muy gustosamente prefiero jactarme respecto de mis debilidades, para que el poder del Cristo permanezca como tienda sobre mí” (2 Corintios 12:9; Salmo 147:5). ¿Qué indica Pablo con estas palabras? Que, mediante Cristo, Dios había desplegado su poder protector sobre él como si fuera una tienda que lo cubriera. Hoy día, Jehová contesta nuestras oraciones de un modo parecido, pues guarda a sus siervos bajo su manto protector.
*** w10 15/3 Andemos por espíritu y vivamos fieles a nuestra dedicación ***
16 Incluso con la ayuda de los hermanos, es difícil afrontar los problemas del día a día. Hay ocasiones en que la situación es tan complicada que nos sentimos desorientados, como si fuéramos por un túnel sin divisar la salida. En estos casos, más que nunca, hay que acudir a Jehová y pedirle su espíritu. Fijémonos en el ejemplo de Pablo, quien escribió: “Cuando soy débil, entonces soy poderoso” (léanse 2 Corintios 4:7-10 y 12:10). Él sabía muy bien que el espíritu nos fortalece cuando nos sentimos débiles y desvalidos, y que compensa nuestras flaquezas. Pero ¿por qué dijo: “Me complazco en debilidades”? Porque cuando le fallaban las fuerzas, observaba cómo lo sostenía el espíritu. Y todos nosotros podemos experimentar lo mismo en nuestra vida (Rom. 15:13).
*** w97 15/8 Sea de “juicio sano” al acercarse el fin
10 Las Escrituras también dicen: “Los hijos no deben ahorrar para los padres, sino los padres para los hijos”. (2 Corintios 12:14.) En el mundo es común que los padres ahorren dinero para la educación futura de los hijos y su boda, a fin de darles un buen comienzo en la vida. ¿Se ha planteado usted ahorrar para el futuro espiritual de sus hijos? Suponga, por ejemplo, que un hijo adulto está en el ministerio de tiempo completo. Aunque los siervos de tiempo completo no deben exigir ni esperar ayuda externa, los padres amorosos pueden optar por ‘compartir con él según sus necesidades’ a fin de ayudarle a permanecer en el servicio de tiempo completo. (Romanos 12:13; 1 Samuel 2:18, 19; Filipenses 4:14-18.)
*** w00 15/9 págs. 22-23 ¿Por qué ser abnegado? ***
Lo mejor que podemos hacer todos nosotros es dejar que Jehová sea el dueño de nuestras personas, siguiendo fielmente a Jesucristo y permitiendo que Dios dirija nuestras actividades. Pablo dio un buen ejemplo a este respecto. Su sentido de la urgencia y su gratitud a Jehová lo impulsaron a renunciar a las aspiraciones o perspectivas mundanas que podrían haberle apartado de hacer la voluntad de Dios. “Por mi parte —dijo— muy gustosamente gastaré y quedaré completamente gastado” a favor de otras personas (2 Corintios 12:15). Pablo utilizó sus aptitudes para favorecer los intereses divinos, no los suyos propios (Hechos 20:24; Filipenses 3:8).
¿Cómo podríamos examinarnos para averiguar si tenemos la misma actitud que el apóstol Pablo? Pudiéramos plantearnos estas preguntas: ¿Cómo utilizo mi tiempo, mis energías, aptitudes y recursos? ¿Uso estos y otros dones valiosos sencillamente para fomentar mis propios intereses, o los empleo para ayudar a los demás? ¿He pensado dedicarme más plenamente a la obra salvadora de proclamar las buenas nuevas, sirviendo, por ejemplo, de predicador de tiempo completo? ¿Podría entregarme más de lleno a actividades como la construcción o el mantenimiento de los Salones del Reino? ¿Aprovecho las oportunidades de ayudar a los necesitados? ¿Le doy a Jehová lo mejor de mí mismo? (Proverbios 3:9.)
*** w05 15/2 Orgullosos de ser cristianos ***
7 ¿Está mal reexaminarse de vez en cuando? No. Seguramente recordamos que el apóstol Pablo animó a los cristianos a hacerse un examen de conciencia. “Sigan poniéndose a prueba —escribió— para ver si están en la fe, sigan dando prueba de lo que ustedes mismos son.” (2 Corintios 13:5.) Con estas palabras, los instó a esforzarse por identificar cualquier debilidad espiritual que pudiera haber surgido y tomar las medidas pertinentes para corregirla. El cristiano que desea asegurarse de que está en la fe debe determinar si sus hechos y palabras armonizan con lo que afirma creer. No obstante, la reflexión será en vano y posiblemente demoledora en sentido espiritual si no está bien encauzada y nos lleva a tratar de “encontrarnos a nosotros mismos” o de hallar respuestas en un plano ajeno a nuestra relación con Jehová o la congregación cristiana. Nunca quisiéramos ‘experimentar el naufragio de nuestra fe’ (1 Timoteo 1:19).
*** w90 15/11 págs. 21-22 “Oren unos por otros” ***
respecto a cualquier asunto que afecte a nuestro compañero de creencia. Por ejemplo, Pablo pidió a otros que oraran que a él se le diera capacidad para expresar las buenas nuevas. (Efesios 6:17-20.) ¿Qué hay si sabemos de alguien que esté bajo tentación? Podemos orar para que ‘no haga nada malo’ y para que Dios no lo abandone en la tentación, sino que lo libre del inicuo, Satanás el Diablo. (2 Corintios 13:7; Mateo 6:13.) Y si alguien está enfermo físicamente, podemos pedir a Jehová que le dé la fortaleza que necesita para soportar su enfermedad. (Salmo 41:1-3.)
*** ti pág. 23 ¿Qué hay de los textos que se usan en prueba de la Trinidad? ***
La Cyclopedia of Biblical, Theological, and Ecclesiastical Literature, de McClintock y Strong, admite que esa clase de referencia “solo prueba que se menciona a tres entidades, [...] pero no prueba, por sí misma, que las tres pertenezcan necesariamente a la naturaleza divina ni que posean igual honra divina”.
Aunque esa fuente es trinitaria, dice de 2 Corintios 13:13 (14): “No podríamos deducir con razón que tuvieran igual autoridad ni la misma naturaleza”.
============================
  • Núm. 1: 2 Corintios 10:1-18.
    =============================
  • Núm. 2: * Si alguien dice: “Yo creo en la reencarnación” 
    (rs pág. 299 párr. 4–pág. 300párr. 2).
Usted pudiera contestar: ‘Usted espera que con el tiempo el resultado sea una vida mejor, ¿no es así?... Dígame, ¿quisiera vivir en un mundo como el que se describe aquí en Revelación 21:1-5?’.
O contestar: ‘Le agradezco que me diga eso. ¿Me permite preguntarle si usted siempre ha creído así?... ¿Qué le hizo abandonar sus creencias anteriores?’. (Entonces pudiera usar las ideas bajo el primer encabezamiento de la página 299.)
Otra posibilidad: ‘He tenido buenas conversaciones con otras personas que creen como usted. ¿Me permite preguntarle por qué cree que es necesaria la reencarnación?’. Entonces pudiera añadir: 1) ‘¿Recuerda usted todos los detalles de las vidas anteriores que cree que tuvo?... Pero eso sería necesario para que una persona corrigiera sus errores anteriores y mejorara, ¿no es cierto?’. 2) Si la persona dice que es una bondad el que olvidemos, pudiera preguntarle: ‘Pero ¿considera usted que tener mala memoria sea una ventaja para la persona en su vida cotidiana? Además, si cada 70 años más o menos olvidáramos todo lo que hemos aprendido, ¿se nos estaría ayudando a mejorar nuestra situación?’. 3) Si la persona dice que solo las mejores personas nacen de nuevo como humanos, usted pudiera preguntar: ‘Entonces, ¿por qué han seguido empeorando las condiciones mundiales?... La Biblia muestra cómo se alcanzará verdadero mejoramiento en nuestros días (Dan. 2:44)’.
======================

*** w10 15/11 págs. 27-28 Jehová es nuestro Soberano ***
¡Podemos ser íntegros!
16 Sin duda, podemos defender la soberanía de Jehová y ser leales a él, pues el apóstol Pablo escribió: “Ninguna tentación los ha tomado a ustedes salvo lo que es común a los hombres. Pero Dios es fiel, y no dejará que sean tentados más allá de lo que pueden soportar, sino que junto con la tentación también dispondrá la salida para que puedan aguantarla” (1 Cor. 10:13). ¿De dónde viene la tentación que menciona Pablo, y cómo nos brinda Dios la salida?
17 Tal como ilustran los sucesos que vivió Israel en el desierto, la “tentación” que menciona Pablo se presenta cuando surgen circunstancias que pudieran inducirnos a violar la ley de Dios (léase 1 Corintios 10:6-10). Los israelitas podrían haber resistido la tentación, pero se dejaron llevar por la codicia al desear “cosas perjudiciales”. Esto sucedió cuando Jehová les proporcionó milagrosamente codornices para un mes entero. Aunque llevaban tiempo sin comer carne, estaban bien alimentados, pues contaban con suficiente maná. Sin embargo, cayeron en el lazo de la codicia cuando se pusieron a recoger aquellas aves con avidez (Núm. 11:19, 20, 31-35).
18 Anteriormente, mientras Moisés recibía la Ley en el monte Sinaí, los israelitas participaron en actos idolátricos, durante los cuales dieron culto a un becerro y se entregaron con desenfreno a placeres sensuales. Algo que facilitó que se descontrolaran y cedieran a la tentación fue el hecho de que no tenían junto a ellos a su dirigente visible (Éxo. 32:1, 6). Más tarde, justo antes de entrar en la Tierra Prometida, miles de hombres se dejaron seducir por las mujeres moabitas, tuvieron relaciones inmorales con ellas y terminaron perdiendo la vida como castigo por su pecado (Núm. 25:1, 9). Además, el pueblo cayó a veces en la tentación de quejarse con rebeldía. De hecho, en una ocasión no solo hablaron contra Moisés, sino contra el propio Jehová (Núm. 21:5). Hasta llegaron a protestar por la ejecución de los rebeldes Coré, Datán, Abiram y sus partidarios, pues les parecía una injusticia. Como consecuencia, 14.700 personas murieron por un azote divino (Núm. 16:41, 49).
19 Aquellas tentaciones no eran irresistibles. Los israelitas sucumbieron porque habían perdido la fe en Jehová y se habían olvidado de él, del cuidado que les había dado y de sus justos caminos. Además, todas las tentaciones a las que se enfrentaron eran comunes a la experiencia del ser humano, y lo mismo puede decirse de las nuestras. Por eso, si luchamos por vencerlas, acudiendo a Jehová para que nos ayude, lograremos permanecer íntegros. Podemos estar seguros de ello, pues “Dios es fiel” y nunca permite que sus siervos “sean tentados más allá de lo que pueden soportar”. Él jamás nos desamparará; nunca dejará que pasemos por situaciones en las que nos resulte humanamente imposible hacer su voluntad (Sal. 94:14).
20 ¿De qué manera “dispondrá la salida” Jehová? Dándonos fuerzas para resistir la tentación. Pensemos en el caso de la persecución. Nuestros enemigos tal vez nos maltraten con la intención de hacernos abandonar la fe. Al sufrir tales abusos, tal vez nos veamos tentados a claudicar para evitar los golpes, las torturas o incluso la muerte. Pero, tal como indicó Pablo en 1 Corintios 10:13, tenemos la garantía divina de que la prueba será temporal. Jehová nunca permitirá que la situación llegue al punto de que nos resulte imposible seguir fieles. Él puede fortalecer nuestra fe y espiritualidad para que permanezcamos íntegros.
21 Jehová nos sostiene con su espíritu. Además, mediante él nos hace recordar ideas bíblicas que necesitamos para resistir la tentación (Juan 14:26). De este modo, no caemos en el error de desviarnos del buen camino. Por ejemplo, comprendemos que se han cuestionado dos asuntos íntimamente relacionados entre sí: la soberanía divina y la integridad del ser humano. Conocer este hecho y contar con la ayuda de Dios ha permitido a muchos cristianos ser íntegros hasta la muerte. En su caso, ¿cuál fue “la salida” de la tentación? No fue la muerte. Lo que les permitió aguantar hasta el fin sin pecar fue la ayuda de Jehová. Él nos brinda esa misma ayuda a todos nosotros. De hecho, nos apoya con sus ángeles, los cuales son siervos públicos “enviados para servir a favor de los que van a heredar la salvación” (Heb. 1:14). Como veremos en el próximo artículo, tenemos ante nosotros el privilegio de defender la soberanía divina por toda la eternidad. Pero solo lo conseguiremos si nos mantenemos íntegros y reconocemos en todo momento a Jehová como nuestro Soberano.
======================================
Reunión de Servicio
Cántico 43
FIRME, ALERTA Y VALIENTE

5min. ¿Has pensado en usar la edición en lenguaje sencillo? Discurso con participación del auditorio.
La edición de estudio de La Atalaya está disponible en un español más sencillo. Está pensada para cuatro tipos de personas: Publicadores que hablan español pero que, quizás por su educación, prefieren una redacción más sencilla; publicadores que no tienen el español como lengua materna; niños y adolescentes; y estudiantes de la Biblia a los que les conviene que las enseñanzas bíblicas se les expliquen con un lenguaje más sencillo y directo.
Los artículos tienen la misma cantidad de párrafos, preguntas, textos bíblicos, imágenes y subtítulos que la edición normal. La información es la misma, pero explicada de forma sencilla. El conductor y el lector del estudio de La Atalaya usaran la edición normal, a no ser que la mayor parte del auditorio use la de lenguaje sencillo. Así, los que usen la de lenguaje sencillo podrán seguir la lectura de los párrafos y participar con sus comentarios.
Los que prefieran usar la edición en lenguaje sencillo pueden informárselo al siervo de revistas.
======================
  • 10 min. ¿Cómo nos fue el año pasado? Discurso a cargo del superintendente de servicio. Repase la actividad de la congregación durante el pasado año de servicio, centrándose en los logros alcanzados y elogiando a los hermanos por ellos. Mencione una o dos facetas del ministerio en las que se podría mejorar en el nuevo año de servicio y dé sugerencias para lograrlo.
    ====================
  • 15 min. ¿Cuál es la lección? Análisis con el auditorio. Tras la lectura de Hechos 16:19-40, pregunte a los presentes cómo pueden ayudarnos estos versículos en el ministerio.
(Hechos 16:19-40) Pues bien, cuando sus amos vieron que se les había ido su esperanza de ganancia, se apoderaron de Pablo y de Silas y los arrastraron a los gobernantes en la plaza de mercado, 20 y, conduciéndolos a los magistrados civiles, dijeron: “Estos hombres están turbando muchísimo a nuestra ciudad, judíos como son, 21 y están publicando costumbres que no nos es lícito adoptar ni practicar, puesto que somos romanos”. 22 Y la muchedumbre se levantó a una contra ellos; y los magistrados civiles, habiéndoles arrancado las prendas de vestir exteriores, dieron el mandato de que los golpearan con varas. 23 Después de haberles descargado muchos golpes, los echaron en la prisión, y ordenaron al carcelero que los guardara con seguridad. 24 Porque recibió tal orden, este los echó en la prisión interior y les aseguró los pies en el cepo. 25 Mas como a la mitad de la noche, Pablo y Silas estaban orando y alabando a Dios con canción; sí, los presos los oían. 26 De repente ocurrió un gran terremoto, de modo que se sacudieron los fundamentos de la cárcel. Además, se abrieron al instante todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. 27 El carcelero, despertando del sueño y viendo abiertas las puertas de la prisión, desenvainó su espada y estaba a punto de quitarse la vida, imaginándose que los presos se habían escapado. 28 Pero Pablo clamó con voz fuerte, y dijo: “¡No te hagas ningún daño, porque todos estamos aquí!”. 29 De modo que él pidió luz y entró de un salto y, sobrecogido de temblor, cayó ante Pablo y Silas. 30 Y los sacó fuera y dijo: “Señores, ¿qué tengo que hacer para salvarme?”. 31 Ellos dijeron: “Cree en el Señor Jesús y serás salvo, tú y tu casa”. 32 Y le hablaron la palabra de Jehová junto con todos los que estaban en su casa. 33 Y él los tomó consigo en aquella hora de la noche y les lavó las heridas; y todos, él y los suyos, fueron bautizados sin demora. 34 Y los introdujo en su casa y les puso la mesa, y se regocijó mucho con toda su casa ahora que había creído a Dios. 35 Cuando se hizo de día, los magistrados civiles despacharon a los alguaciles a decir: “Pon en libertad a aquellos hombres”. 36 De modo que el carcelero informó sus palabras a Pablo: “Los magistrados civiles han despachado hombres para que ustedes [dos] sean puestos en libertad. Ahora, pues, salgan y sigan su camino en paz”. 37 Pero Pablo les dijo: “Nos fustigaron públicamente sin ser condenados, a nosotros que somos hombres romanos, y nos echaron en la prisión; ¿y ahora nos echan fuera secretamente? ¡No, por cierto!, antes, que vengan ellos mismos y nos saquen”. 38 De modo que los alguaciles informaron estos dichos a los magistrados civiles. Estos tuvieron temor al oír que los hombres eran romanos. 39 Por consiguiente, vinieron y les suplicaron y, después de sacarlos, les solicitaron que partieran de la ciudad. 40 Pero ellos salieron de la prisión y fueron a casa de Lidia, y, cuando vieron a los hermanos, los animaron, y partieron.
*** w96 15/9 pág. 28 Lidia: hospitalaria dama que adoraba a Dios ***
La vida de los judíos en Filipos
 La vida en Filipos no tuvo que ser fácil para los miembros y los prosélitos del judaísmo. Es posible que hubiera cierto antisemitismo, pues poco antes de que Pablo hiciera su visita, el emperador Claudio había expulsado de Roma a los judíos. (Compárese con Hechos 18:2.)
 Es significativo que a Pablo y Silas los llevaran a rastras hasta los magistrados cuando curaron a la esclava que tenía un espíritu de adivinación. Sus amos, que habían perdido una gran fuente de ingresos, apelaron a los prejuicios de sus conciudadanos cuando dijeron: “Estos hombres están turbando muchísimo a nuestra ciudad, judíos como son, y están publicando costumbres que no nos es lícito adoptar ni practicar, puesto que somos romanos”. El resultado fue que Pablo y Silas fueron golpeados con varas y encarcelados. (Hechos 16:16-24.) En aquella coyuntura hacía falta valor para adorar públicamente a Jehová, el Dios de los hebreos. Es patente que a Lidia no le importaba ser distinta de los demás.
*** bt cap. 16 págs. 129-130 párrs. 11-12 “Pasa a Macedonia y ayúdanos” ***
11 Al enterarse los amos de la esclava de que habían perdido esa fuente de dinero fácil, montaron en cólera. Arrastraron a Pablo y Silas hasta el mercado, donde celebraban sus sesiones los magistrados designados por Roma. Apelando a los prejuicios y al patriotismo de los jueces, señalaron que esos judíos sembraban la confusión difundiendo doctrinas intolerables para cualquier ciudadano romano. Los resultados no se hicieron esperar: “La muchedumbre [del mercado] se levantó a una contra ellos; y los magistrados civiles [...] dieron el mandato de que los golpearan con varas”. Tras esto, los entregaron al carcelero, quien “los echó en la prisión interior y les aseguró los pies en el cepo” (Hech. 16:19-24). En aquel calabozo estaría tan oscuro, que Pablo y Silas apenas podrían verse las caras. Pero Jehová lo estaba viendo todo (Sal. 139:12).
12 Años antes, Jesús había dicho a sus seguidores: “A ustedes también los perseguirán” (Juan 15:20). Por eso, cuando Pablo y los suyos llegaron a Macedonia, estaban preparados para afrontar el antagonismo de la gente. No vieron las hostilidades como muestra del desagrado de Jehová, sino como prueba de la cólera del Diablo. Hoy, los agentes del Maligno recurren a medios semejantes. Difunden engaños acerca de nosotros con la intención de avivar la oposición en la escuela y el lugar de trabajo. Además, en algunos países, los enemigos religiosos nos acusan en los tribunales de crear disturbios enseñando doctrinas inaceptables para los “creyentes de toda la vida”. Y hay lugares donde llegan a maltratarnos y encarcelarnos. Pero, como en el pasado, Jehová está viendo lo que sucede (1 Ped. 3:12).
*** w99 15/2 pág. 28 Silas, una fuente de estímulo ***
Esto nos dice algo sobre la personalidad de Silas. Se sentía contento porque estaban sufriendo por causa del nombre de Cristo (Mateo 5:11, 12; 24:9). Este fue seguramente el mismo espíritu que permitió a Silas y a sus compañeros, en su anterior misión a Antioquía, animar y fortalecer eficazmente a la congregación, de modo que sus compañeros cristianos se regocijaran. El gozo de Pablo y Silas debió aumentar cuando un terremoto los liberó milagrosamente de la prisión y ayudaron al carcelero, que quería suicidarse, y a su familia, a poner fe en Dios (Hechos 16:26-34).
*** km 2/00 págs. 4-5 párrs. 13-18 Prediquemos las buenas nuevas con firme convicción ***
13 No nos dejemos vencer por las pruebas. También necesitamos convicción al enfrentarnos a distintas pruebas (1 Ped. 1:6, 7). Jesús dijo claramente a sus discípulos que, si lo seguían, serían “objeto de odio de parte de todas las naciones” (Mat. 24:9). Pablo y Silas vieron el cumplimiento de sus palabras cuando se hallaban en Filipos. El relato del capítulo 16 de Hechos dice que los echaron en la prisión interior y los pusieron en cepos. Por lo general, las cárceles principales tenían un patio, o vestíbulo, en torno al cual había celdas con luz y aire fresco. En cambio, la prisión interior era oscura, y su ventilación, escasa. Pablo y Silas tuvieron que soportar la oscuridad, el calor y el hedor de aquel espantoso lugar de encierro. ¿Puede imaginar el dolor que debieron sentir estando inmovilizados en cepos durante horas, con la espalda en carne viva y sangrando a causa de los latigazos?
14 A pesar de aquellos sufrimientos, Pablo y Silas permanecieron fieles. Su convicción sincera los fortaleció para servir a Jehová sin importar qué pruebas afrontaran. Ese hecho se pone de relieve en el versículo 25 del capítulo 16, donde dice que estaban “orando y alabando a Dios con canción”. Aunque se hallaban en la prisión interior, estaban tan seguros de que contaban con la aprobación de Dios que cantaron lo bastante alto como para que los demás prisioneros los oyeran. Hoy día debemos tener la misma convicción al encarar situaciones que ponen a prueba nuestra fe.
15 Son muchas las pruebas que el Diablo nos impone. Algunos hermanos sufren persecución de parte de sus familiares. Muchos se enfrentan a problemas legales. Los apóstatas son otra fuente de oposición. Están las cargas económicas y la ansiedad por ganarse la vida. Los jóvenes se enfrentan a la presión de grupo en la escuela. ¿Cómo podemos superar todas estas dificultades? ¿Qué se requiere para demostrar convicción?
16 Lo primero y más importante: tenemos que mantener una íntima relación personal con Jehová. Pablo y Silas no se pasaron las horas que estuvieron en la prisión interior quejándose de su suerte en la vida o compadeciéndose de sí mismos. Al instante oraron a Dios y lo alabaron cantando. ¿Por qué? Porque disfrutaban de una íntima relación personal con su Padre celestial. Comprendían que estaban sufriendo por causa de la justicia y que su salvación estaba en manos de Jehová (Sal. 3:8).
17 Nosotros también debemos dirigirnos a Jehová cuando afrontemos pruebas. Pablo nos anima a todos los cristianos a ‘dar a conocer nuestras peticiones a Dios; y la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará nuestros corazones y facultades mentales’ (Fili. 4:6, 7). Consuela saber que Jehová no nos dejará solos durante las pruebas (Isa. 41:10). Mientras le sirvamos con verdadera convicción, siempre estará a nuestro lado (Sal. 46:7).
18 Otro factor esencial para demostrar convicción consiste en estar ocupados en el servicio de Jehová (1 Cor. 15:58). A Pablo y Silas los echaron en prisión porque estaban predicando las buenas nuevas. ¿Impidieron las pruebas que siguieran haciéndolo? No, pues hasta en la cárcel continuaron dando testimonio, y una vez liberados viajaron a Tesalónica y fueron a la sinagoga de los judíos a fin de ‘razonar con ellos a partir de las Escrituras’ (Hech. 17:1-3). Si creemos firmemente en Jehová y estamos convencidos de que tenemos la verdad, nada “podrá separarnos del amor de Dios que está en Cristo Jesús nuestro Señor” (Rom. 8:35-39).
*** bt cap. 16 págs. 130-131 párr. 15 “Pasa a Macedonia y ayúdanos” ***
15 Al igual que Pablo y Silas, muchos hermanos de la actualidad han predicado el mensaje mientras estaban encarcelados por su fe. Y también han tenido buenos resultados. Por ejemplo, en una encuesta realizada en un país donde estaban prohibidas nuestras actividades, el 40% de los Testigos señaló que habían aprendido la verdad en prisión (Isa. 54:17). Por otro lado, tal como el carcelero aceptó las buenas nuevas después del terremoto, algunas personas responden al mensaje cuando ven que su pequeño mundo es sacudido por un suceso desagradable. Por eso, debemos visitarlas vez tras vez para estar siempre a su disposición.
*** w02 15/4 pág. 26 La empatía, la llave de la bondad y la compasión ***
El apóstol Pablo aprendió a tener en cuenta el sufrimiento y los sentimientos de los demás. “¿Quién es débil, y no soy débil yo? ¿A quién se hace tropezar, y no ardo yo de indignación?”, preguntó (2 Corintios 11:29). Cuando un ángel liberó milagrosamente de sus cadenas a él y a Silas en una cárcel de Filipos, lo primero en lo que Pablo pensó fue en avisar al guardia de que nadie había escapado. Se puso en su lugar y llegó a la conclusión de que era probable que se suicidara, pues sabía que la costumbre romana era castigar con severidad al carcelero si se fugaba un prisionero, sobre todo si se le había mandado que lo vigilara bien (Hechos 16:24-28). Al carcelero le impresionó esta muestra de bondad, que le salvó la vida, y tanto él como su casa tomaron medidas para hacerse cristianos (Hechos 16:30-34).
*** w96 15/9 pág. 28 Lidia: hospitalaria dama que adoraba a Dios ***
Cuando Pablo y Silas salieron de prisión después del incidente con la esclava endemoniada, regresaron a casa de Lidia, donde hallaron algunos hermanos. (Hechos 16:40.) Los creyentes de la nueva congregación filipense tal vez tuvieran allí su local de reuniones habitual. Es lógico pensar que el hogar de Lidia permaneciera como centro de la actividad teocrática en la ciudad. Buscó animo y estimulo en sus hermanos en casa d Lidia. Nosotros lo obtenemos de asociarnos con nuestros compañeros de adoración y esto nos fortalece para seguir con nuestro ministerio.

Cántico 44
EL GOZO DE LA COSECHA
=======================================
La Atalaya: 
Cántico 107
SUBAMOS A LA MONTAÑA DE JEHOVA

Párrafo 2
Mateo 24:45-47 ”¿Quién es, verdaderamente, el esclavo fiel y discreto a quien su amo nombró sobre sus domésticos, para darles su alimento al tiempo apropiado? 46¡Feliz es aquel esclavo si su amo, al llegar, lo hallara haciéndolo así! 47En verdad les digo: Lo nombrará sobre todos sus bienes.
Mateo 4:4 Pero en respuesta él dijo: “Está escrito: ‘No de pan solamente debe vivir el hombre, sino de toda expresión que sale de la boca de Jehová’”.
Juan 17:3 Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo.
Párrafo 3
Proverbios 4:18 Pero la senda de los justos es como la luz brillante que va haciéndose más y más clara hasta que el día queda firmemente establecido.
Párrafo 5
Mateo 24:3 Estando él sentado en el monte de los Olivos, se acercaron a él los discípulos privadamente, y dijeron: “Dinos: ¿Cuándo serán estas cosas, y qué será la señal de tu presencia y de la conclusión del sistema de cosas?”.
Mateo 24:4-22 Y en contestación, Jesús les dijo: “Cuidado que nadie los extravíe; 5porque muchos vendrán sobre la base de mi nombre, diciendo: ‘Yo soy el Cristo’, y extraviarán a muchos. 6Ustedes van a oír de guerras e informes de guerras; vean que no se aterroricen. Porque estas cosas tienen que suceder, mas todavía no es el fin. 7”Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá escaseces de alimento y terremotos en un lugar tras otro. 8Todas estas cosas son principio de dolores de angustia. 9”Entonces los entregarán a tribulación y los matarán, y serán objeto de odio de parte de todas las naciones por causa de mi nombre. 10Entonces, también, a muchos se les hará tropezar, y se traicionarán unos a otros y se odiarán unos a otros. 11Y muchos falsos profetas se levantarán y extraviarán a muchos; 12y por el aumento del desafuero se enfriará el amor de la mayor parte. 13Pero el que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo. 14Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. 15”Por lo tanto, cuando alcancen a ver la cosa repugnante que causa desolación, como se habló de ella por medio de Daniel el profeta, de pie en un lugar santo (use discernimiento el lector), 16entonces los que estén en Judea echen a huir a las montañas. 17El que esté sobre la azotea no baje para sacar los efectos de su casa; 18y el que esté en el campo no vuelva a la casa a recoger su prenda de vestir exterior. 19¡Ay de las mujeres que estén encintas y de las que den de mamar en aquellos días! 20Sigan orando que su huida no ocurra en tiempo de invierno, ni en día de sábado; 21porque entonces habrá gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder. 22De hecho, a menos que se acortaran aquellos días, ninguna carne se salvaría; mas por causa de los escogidos aquellos días serán acortados.
Párrafo 6
Mateo 24:29 ”Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días el sol será oscurecido, y la luna no dará su luz, y las estrellas caerán del cielo, y los poderes de los cielos serán sacudidos.
Mateo 24:30 Y entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y entonces todas las tribus de la tierra se golpearán en lamento, y verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.
Mateo 24:42 Manténganse alerta, pues, porque no saben en qué día viene su Señor.
Mateo 24:44 Por este motivo, ustedes también demuestren estar listos, porque a una hora que no piensan que es, viene el Hijo del hombre.
Párrafo 7
Hechos 5:12 Además, mediante las manos de los apóstoles continuaron efectuándose muchas señales y portentos presagiosos entre el pueblo; y todos estaban de común acuerdo en la columnata de Salomón.
Mateo 13:36-43 Luego, después de despedir a las muchedumbres, entró en la casa. Y sus discípulos vinieron a él y dijeron: “Explícanos la ilustración de la mala hierba en el campo”. 37En respuesta dijo: “El sembrador de la semilla excelente es el Hijo del hombre; 38el campo es el mundo; en cuanto a la semilla excelente, estos son los hijos del reino; pero la mala hierba son los hijos del inicuo, 39y el enemigo que la sembró es el Diablo. La siega es una conclusión de un sistema de cosas, y los segadores son los ángeles. 40De manera que, así como se junta la mala hierba y se quema con fuego, así será en la conclusión del sistema de cosas 41El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y ellos juntarán de su reino todas las cosas que hacen tropezar, y a los que cometen desafuero, 42y los arrojarán en el horno de fuego. Allí es donde será [su] llanto y el crujir de [sus] dientes. 43En aquel tiempo los justos resplandecerán tan brillantemente como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos, escuche.
Párrafo 8
1 Pedro 2:9 Pero ustedes son “una raza escogida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo para posesión especial, para que declaren en público las excelencias” de aquel que los llamó de la oscuridad a su luz maravillosa.
Malaquías 2:7 Porque los labios de un sacerdote son los que deben guardar el conocimiento, y [la] ley es lo que la gente debe buscar de su boca; porque es el mensajero de Jehová de los ejércitos.
Revelación 12:17 Y el dragón se airó contra la mujer, y se fue para hacer guerra contra los restantes de la descendencia de ella, los cuales observan los mandamientos de Dios y tienen la obra de dar testimonio de Jesús.
Párrafo 9
1 Corintios 11:3 Pero quiero que sepan que la cabeza de todo varón es el Cristo; a su vez, la cabeza de la mujer es el varón; a su vez, la cabeza del Cristo es Dios.
1 Corintios 14:34 las mujeres guarden silencio en las congregaciones, porque no se permite que hablen, sino que estén en sujeción, tal como dice la Ley.
Párrafo 12
Malaquías 3:1 “¡Miren!, envío mi mensajero, y él tiene que despejar un camino delante de mí. Y súbitamente vendrá a Su templo el Señor [verdadero], a quien ustedes buscan, y el mensajero del pacto en quien se deleitan. ¡Miren! Ciertamente vendrá”, ha dicho Jehová de los ejércitos.
Malaquías 3:2-4 “Pero ¿quién estará soportando el día de su venida, y quién será el que se mantendrá en pie cuando él aparezca? Porque él será como el fuego de un refinador y como la lejía de los lavanderos. 3Y tendrá que sentarse como refinador y limpiador de plata y tendrá que limpiar a los hijos de Leví; y tendrá que clarificarlos como oro y como plata, y ellos ciertamente llegarán a ser para Jehová personas que presenten una ofrenda de dádiva en justicia. 4Y la ofrenda de dádiva de Judá y de Jerusalén realmente será agradable a Jehová, como en los días de mucho tiempo atrás y como en los años de la antigüedad.
Párrafo 13
Juan 10:16 ”Y tengo otras ovejas, que no son de este redil; a esas también tengo que traer, y escucharán mi voz, y llegarán a ser un solo rebaño, un solo pastor.
Párrafo 14
Lucas 12:42 Y el Señor dijo: “¿Quién es verdaderamente el mayordomo fiel, el discreto, a quien su amo nombrará sobre su servidumbre para que siga dándoles su medida de víveres a su debido tiempo?
Párrafo 15
Mateo 24:46, 47 ¡Feliz es aquel esclavo si su amo, al llegar, lo hallara haciéndolo así! 47En verdad les digo: Lo nombrará sobre todos sus bienes.
Párrafo 16
Mateo 24:30 Y entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y entonces todas las tribus de la tierra se golpearán en lamento, y verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.
Mateo 24:42 Manténganse alerta, pues, porque no saben en qué día viene su Señor.
Mateo 24:44 Por este motivo, ustedes también demuestren estar listos, porque a una hora que no piensan que es, viene el Hijo del hombre.
Párrafo 17
Mateo 28:18 Y Jesús se acercó y les habló, diciendo: “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y sobre la tierra.
Efesios 1:20-23 con la cual ha operado en el caso del Cristo cuando lo levantó de entre los muertos y lo sentó a su diestra en los lugares celestiales, 21muy por encima de todo gobierno y autoridad y poder y señorío, y de todo nombre que se nombra, no solo en este sistema de cosas, sino también en el que ha de venir. 22Él también sujetó todas las cosas debajo de sus pies, y lo hizo cabeza sobre todas las cosas en cuanto a la congregación, 23la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que llena todas las cosas en todos.
Revelación 11:15 Y el séptimo ángel tocó su trompeta. Y en el cielo ocurrieron voces fuertes, que decían: “El reino del mundo sí llegó a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo, y él reinará para siempre jamás”.
Párrafo 19
Lucas 22:28-30 ”Sin embargo, ustedes son los que con constancia han continuado conmigo en mis pruebas; 29y yo hago un pacto con ustedes, así como mi Padre ha hecho un pacto conmigo, para un reino, 30para que coman y beban a mi mesa en mi reino, y se sienten sobre tronos para juzgar a las doce tribus de Israel.
Revelación 1:1 Una revelación por Jesucristo, que Dios le dio, para mostrar a sus esclavos las cosas que tienen que suceder dentro de poco. Y él envió a su ángel y mediante este [la] presentó en señales a su esclavo Juan,
Revelación 3:21 Al que venza, le concederé sentarse conmigo en mi trono, así como yo vencí y me senté con mi Padre en su trono.
Revelación 20:4 Y vi tronos, y hubo quienes se sentaron en ellos, y se les dio poder para juzgar. Sí, vi las almas de los que fueron ejecutados con hacha por el testimonio que dieron de Jesús y por hablar acerca de Dios, y los que no habían adorado ni a la bestia salvaje ni a su imagen, y que no habían recibido la marca sobre la frente ni sobre la mano. Y llegaron a vivir, y reinaron con el Cristo por mil años.
Revelación 20:6 Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad, sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo, y reinarán con él por los mil años.
Párrafo 20
Hebreos 13:7 Acuérdense de los que llevan la delantera entre ustedes, los cuales les han hablado la palabra de Dios, y al contemplar detenidamente en lo que resulta la conducta [de ellos], imiten [su] fe.
Hebreos 13:17 Sean obedientes a los que llevan la delantera entre ustedes, y sean sumisos, porque ellos están velando por las almas de ustedes como los que han de rendir cuenta; para que ellos lo hagan con gozo y no con suspiros, por cuanto esto les sería gravemente dañoso a ustedes.

Cántico 116
LA LUZ VA EN AUMENTO
========================

PFC777

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.